Fue el  menor de los hijos del artista,  Joao Aguilera, quien develó un documento en el programa El Gordo y La Flaca de Univisión, el que detalla los padecimientos del ‘Divo de Juárez’.

En el papel se evidenció que ya el día previo a su muerte, el mexicano sufría problemas respiratorios y acumulación de flema. Para la mañana del 28 de agosto de 2016, Juan Gabriel pidió un tanque de oxígeno, ya que no podía respirar bien. Finalmente, en su camino al baño se desvanecíó, motivando el llamado y arribo de los servicios de emergencia.

El certificado concluyó que la muerte de Juan Gabriel se debió también a su historial de hipertensión arterial, diabetes mellitus y colesterol alto.

La muerte de Juan Gabriel generó controversia en su momento, ya que su cuerpo no fue inmediatamente examinado por oficiales forenses a petición de la familia.